Boletín de Noticias
Marzo 2021
 

INTELIGENCIA ARTIFICIAL Y SALUD: UNA OPORTUNIDAD PARA OPTIMIZAR LA EXPERIENCIA EN CONSULTA


techedge

En estos días en los que somos más conscientes de que la salud es un tema prioritario, las empresas tecnológicas y los que formamos parte de ellas, tenemos el compromiso de orientarnos hacia aquellas soluciones que no solo generen una mayor competitividad y productividad, sino que además lo hagan en aras de un bien común.


Más allá del tópico de que la Inteligencia Artificial ha venido para quedarse, está demostrando ser algo más que un hype. Aplicar algoritmos o redes neuronales por el mero hecho de poder hacerlo, si no van acompañadas de una propuesta clara de valor y un entendimiento pleno entre los que poseen el conocimiento técnico y los que atesoran el conocimiento funcional, convierte a la tecnología en un fin en sí mismo y no en una herramienta de valor.


En el contexto de la salud, que es el que nos ocupa, hay un gran camino por recorrer. Mucho se dice de que la Inteligencia Artificial sustituirá en un futuro al profesional médico porque será capaz de realizar una tarea, hasta ahora asignada a este, con una precisión y rapidez análogas (y en algunos casos superior). Personalmente, no creo que este sea un enfoque adecuado, sino que la Inteligencia Artificial debe ocuparse de tareas repetitivas, tediosas y de escaso valor al profesional sanitario, para que este pueda centrarse en lo que verdaderamente importa: el paciente.


''La Inteligencia Artificial no sustituirá al médico, pero aquel médico que sepa sacarle provecho a la Inteligencia Artificial, sustituirá a aquel que no lo haga.'' Eric Topol


Este artículo podría versar sobre diagnóstico a través de imágenes médicas, operaciones quirúrgicas a través de robots, telemedicina, descubrimiento de nuevos tratamientos… No obstante y, a pesar de que cualquiera de las soluciones anteriormente mencionadas empiezan a emerger con mayor o menor impacto, la propuesta que se viene a presentar hoy pasa precisamente por optimizar una de las tareas que más tiempo ‘roba’ en las consultas: la transcripción médica.


Muchos de nosotros no necesitamos realizar un gran esfuerzo de abstracción para evocar alguna situación en la que nuestro médico de cabecera haya dedicado más tiempo a introducir en el sistema (con mayor o menor fortuna técnica) nuestro historial médico, que a establecer con nosotros un contacto visual y darnos de este modo la sensación de ser objeto de una escucha activa.


¿No sería estupendo contar con una herramienta que permitiera realizar una transcripción de nuestro relato como paciente, registrarlo en nuestra historia, reconocer las palabras clave que pudieran ayudar al profesional a establecer un diagnóstico y tratamiento (o incluso proponer un diagnóstico y tratamiento con base en síntomas, historia clínica y posibles incompatibilidades con fármacos previamente prescritos o alergias que tenga el paciente), … y todo ello mientras nuestro médico se centra en lo realmente importante, es decir, en escucharnos?


Natural Lenguage Processing


La herramienta que podría ayudarnos a conseguir lo anteriormente citado ya existe, y se denomina NLP (Natural Language Processing).


NLP es un subcampo de la Inteligencia Artificial que se ocupa de las interacciones entre las computadoras y los lenguajes humanos (naturales). Se utiliza para aplicar algoritmos de aprendizaje automático a texto y voz. Entre sus principales aplicaciones, se encuentran el reconocimiento de voz, el resumen de documentos, traducción automática, detección de spam, reconocimiento de entidades (ENR), respuestas a preguntas (Q&A), autocompletar, escritura predictiva, entre otros.


Sigue leyendo este artículo...


HAZ CLIC AQUÍ PARA LEER EL ARTÍCULO COMPLETO


Volver al Boletín AUSAPE

Copyright 2020 AUSAPE. Para realizar consultas o el envío de noticias que puedan aparecer en este boletín, hágalo a nuestra dirección de correo electrónico: comunicacion@ausape.es. Si lo desea, puede crear enlaces desde sus páginas web a la dirección de la página principal de AUSAPE.