“Los retos de transformación digital: ¿estás preparado?"

Sesión para directivos

AUSAPE reúne a 65 directivos en torno a los retos de la transformación digital

AUSAPE ha organizado, en colaboración con Seidor e IESE Business School, una jornada para directivos en Barcelona con la transformación digital y sus retos como tema protagonista. La sesión reunió a 65 asistentes.

 

Por segundo año consecutivo, la Asociación ha celebrado en Barcelona una jornada para la alta dirección dedicada a profundizar en los retos de la transformación digital. Éste fue un evento pensado para responder a las nuevas necesidades y preocupaciones de las empresas porque “en AUSAPE nos planteamos de forma constante cómo podemos hacer para incorporar más valor a los eventos que organizamos”, explicó Xavier Ballart, Presidente de AUSAPE.

La sesión magistral de este año corrió a cargo de Alberto Díaz, socio de la empresa de consultoría MIGRATION (Business & Organization), socio fundador de ISDI (Instituto de Desarrollo de Internet) y business angel. En su ponencia, titulada “Los retos de la Transformación Digital. ¿Estás preparado?", sostuvo que “la transformación digital no es un objetivo, sino una estrategia que ayuda a conseguir los objetivos del negocio”, y que ésta es una herramienta de productividad que contribuye a conseguir las metas de la compañía, por lo que “si no hay una ganancia en términos de productividad en este viaje, no interesa”, señaló.

Para este experto, por tanto, es más un reto de gestión que de tecnología, donde las personas tienen que aprender a sentirse cómodas en la incomodidad que supone lo que denomina el ‘jet lag digital’, debido a que la tecnología evoluciona de forma exponencial y las personas experimentan un viaje lineal, lo que impide que vayan a un ritmo acompasado. En este sentido, “lo que hay que tratar es que el jet lag no sea demasiado largo y que esté bajo control”.

La velocidad del cambio nunca ha sido tan vertiginosa como ahora y, al igual que el cerebro humano se está adaptando a pensar y, por ejemplo, consumir información de forma diferente, las empresas también tienen que afrontar este cambio. Al respecto, advirtió que “si la velocidad del cambio es mayor que la de adaptación de la compañía, la organización se colapsa”.

Así, en un momento en el que la vida media de una empresa es más corta y el escenario es más competitivo, las organizaciones están abordando la transición a un modelo digital, desde uno industrial. En su opinión, “ser reactivo no suele ser una buena estrategia cuando hablamos de transformación digital”, y ante un futuro incierto, “hay que probar y ser proactivo”.

Para abordar con éxito la transformación digital, el experto hizo hincapié en que todas las empresas deben marcar una “hoja de ruta, porque no es un proceso de ocurrencias ni de intuiciones, sino que exige una metodología y afecta a la cadena de valor de una empresa”. En este punto, recomendó cuatro pasos: saber dónde está la compañía, hacia dónde va, cómo lo mide y cómo lo implementa.

Tras matizar que las organizaciones no tienen por qué digitalizarlo todo, hizo hincapié en que las compañías tienen que entender la cadena de valor de su sector y su propia cadena para detectar si ha cambiado, y profundizar en cuál es el comportamiento del cliente o consumidor en toda la ruta. Esto es clave para detectar las amenazas, los retos y las oportunidades, e identificar qué partes de la cadena de valor se pueden desintermediar con la tecnología porque, como dijo en otra parte de su intervención, “no todo se tiene que digitalizar”.

El experto puso el acento en la importancia de identificar lo que cambia, cuándo y la velocidad a la que lo hace porque si el modelo de negocio cambia, el de organización también porque “se diseña para servir a un modelo de negocio”. En este sentido, señaló que uno de los retos “es llevar la innovación a la operación”.

Además, en un momento en el que impera la soberanía del cliente, las empresas tienen que adaptarse a sus necesidades, lo que les obliga a ser rápidas en la identificación de éstas para darles respuesta. Afecta también al desarrollo, ya que ahora tienen que lanzar una primera versión del producto con rapidez, detectar qué es lo que falla e ir incluyendo mejoras.

Todo esto exige también una nueva forma de liderar. “Venimos de un liderazgo transaccional, que ya no entrega las propuestas de valor necesarias, y vamos hacia un liderazgo transformacional, donde cambia el estilo para adaptarse a lo que necesitamos. Tenemos que cambiar la forma de liderar, podemos y debemos hacerlo, porque si no vamos a ser unos líderes inertes”, indicó.

En definitiva, para Alberto Díaz es fundamental que las direcciones entiendan qué es lo que está pasando en sus propias empresas, en su sector e, incluso, en otras industrias y en otros países; profundizar en cómo es actualmente la cadena de valor de la organización y en qué es lo que hay que cambiar internamente para satisfacer al cliente; definir hacia dónde va y trazar una hoja de ruta.

Además, señaló que es importante localizar aquellas innovaciones que van a representar una parte sustancial de la cuenta de resultados de la organización, y abordar el reto de dotar a la organización de las capacidades necesarias para el nuevo entorno. “También es fundamental gobernar la relación entre los proyectos y los diferentes departamentos, es decir, hace falta un gobierno del proceso de esta transición”, añadió.

 

Por último, hizo hincapié en la relevancia de llevar la innovación a la operación, y en que las empresas deben responder a tres preguntas: cómo organizarse, cómo trabajar y cómo liderar, para tener claro cuál es su diseño, su estructura organizativa, y forma de trabajo, sin olvidar el cambio que se debe producir en el liderazgo.

 

La jornada continuó con una mesa redonda, moderada por Eduard Farga, Director General Adjunto de Seidor, en la que participaron José María Segura, Director Gerente de Pastas Gallo; Emilio Gómez, Director de Gestión de Personal de OHL; Alberto Delgado, Director de Consultoría de Transformación Digital de Seidor, y Xavier Ballart, IT Manager de Codorníu y Presidente de AUSAPE.

 

Mesa redonda

José María Segura subrayó que, al igual que la tecnología es un medio y no un fin, la transformación digital también lo es. “Es necesaria la tecnología y un plan, pero siempre al servicio del negocio”, explicó.

El Director Gerente de Pastas Gallo explicó que una de las tareas clave es analizar el entorno actual y de futuro, en un momento en el que la previsibilidad de éste es volátil. Es aquí dónde surge el problema porque “hay que marcar una ruta que no puede ser volátil” y, por eso, la “permeabilidad” entra en juego.

En su opinión, las organizaciones tienen que analizar, desde una perspectiva de futuro, si lo que se avecina es una oportunidad (de qué tipo y cómo integrarla en su cadena de valor), o una amenaza (su tipo y cómo enfrentarla) para que cuando llegue, sea una ventaja.

Al hilo de lo escuchado, Alberto Delgado puso sobre la mesa la preocupación de los máximos ejecutivos y gerencias de las compañ